miércoles, 21 de febrero de 2018

Las cartas de Napoleón a Paulina 4º D 2017-18

Bueno. Seguro que os costó tiempo poneros en el papel de Napoleón y realizar la actividad, porque a mi también me ha costado leerlas y corregirlas. Unos habéis adaptado textos ya escritos en internet, otros en el libro y otros los habéis elaborado completamente. Aquí os pongo varias de esas cartas sin anotar qué compañero o compañera lo ha realizado. Vais a elegir vosotros el texto que más os guste, para dotarlo con el premio del "Napoleón digital de 4º C". Los textos los coloco tal y como me los mandaron así que están sin corregir.
Enviad vuestro voto y opinión a través del comentario de la página. Os lo valoraré a todos. Saludos

Texto 1


Querida Paulina:

Ya hace un mes que paso mis días en esta islita perdida en el océano, sin ocupación ni libertad. Mis sueños de cambiar Europa han fracasado. Pero no es el fracaso lo peor, lo que me mata es la inactividad. Para combatirla y que la Historia me recuerde, he empezado a dictar mis memorias al asistente que el gobierno inglés ha puesto a mi servicio. Ayer mismo recordaba mi fastuoso viaje a Egipto, aquellos dos años en los cuales viví sobrecogedoras experiencias, pero también arduas etapas que me trastocaron trascendentalmente.

Partimos el 21 de marzo del año 1798 hacia las fascinantes tierras de Egipto, que en aquel entonces eran provincia del Imperio Otomano, con el objetivo de colonizarlo, de proteger los intereses comerciales franceses y de cercenar la ruta de Gran Bretaña a la India. Aquel traslado suponía una ingente inversión para el Imperio francés, debido a la gran cantidad de hombres que debíamos transportar, no solo soldados sino una copiosa cantidad de científicos, cuyo cometido no puedo exteriorizar debido a la confidencialidad de la tarea. Aquel oscuro día partimos del puerto de Marsella donde nos aguardaban una gran cantidad de buques, los cuales debían de soportar unos largos meses de singladura por el Mediterráneo. Después de despedir a todos mis allegados, embarqué en el navío más moderno y actual que los instruidos ingenieros franceses habían diseñado. De camino a Egipto, el 9 de junio, conquistamos la isla de Malta que en aquella época estaba bajo el dominio inglés, expulsando de ella a la Orden Hospitalaria, orden religiosa católica fundada en Jerusalén en el siglo XI por comerciantes amalfitanos, cuya principal función era la de llevar acabo acciones militares contra los ejércitos musulmanes. Esta acción hizo que la Armada británica nos acechara inmisericordemente.

Llegamos a las espléndidas y radiantes costas de Alejandría un fortuito 1 de julio de aquel mismo año, circunstancia que nos ayudó a soslayar transitoriamente a la petulante Armada británica. La conquista e invasión de aquella grandiosa urbe no supuso un especial trabajo para la formidable Armada que traíamos desde nuestra maravillosa patria.

Imagen relacionadaUlteriormente nos dirigimos hacia la ciudad de El Cairo, en cuya travesía nos topamos a dos ejércitos de mamelucos (esclavos soldados egipcios) a 15 km de las Pirámides y a solo 6 de El Cairo, con los que tuvimos una despiadada batalla, a la que denominamos la Batalla de las Pirámides. La batalla fue extenuante, a pesar de que eran muy superiores a nosotros en número y de que poseían una espectacular caballería, tenían en su contra las primitivas técnicas de batalla y las infructuosas armas que atesoraban. Después de días de combate alcanzamos la gloria e invadimos El Cairo y el Bajo Egipto, hecho muy insospechado por nuestra parte. Tras unas semanas de reconfortante calma por nuestro triunfo, toda nuestra flota fue derrotada por el almirante Nelson en la batalla del Nilo, a excepción de dos navíos que lograron salir incólumes, victoria inglesa, nada vaticinada por nuestra parte.

Nos quedamos atrapados en Egipto, ante la imposibilidad de marchar hacia nuestra añorada patria. A pesar de todo ello, logré consolidar mi poder en Egipto, no sin antes sofocar diversas revueltas populares. Durante mi estancia allí, implanté diversas leyes, que ayudaron a un correcto desarrollo de la provincia egipcia, como por ejemplo la abolición de los derechos feudales y la garantía de unos derechos para todos los ciudadanos.

A comienzos del año 1799, nos dirigimos a la provincia otomana de Siria, donde derrotamos al ejército sirio, tras una serie de batallas que lograron menoscabaron la entereza de nuestra escuadra. Pero todo no fueron buenas noticias, aquí llega lo peor de esta aventura que te estoy relatando. Nuestro ejército sucumbió ante las innumerables plagas a las que tuvimos que hacer frente. Con un contingente de 13 000 soldados quedé tras semejante óbice. Tras este penoso pasaje, nos dirigimos a la conquista de las localidades costeras de Jaffa, El Harish, Gaza y Haifa, en las que salimos vencedores, no así con optimismo debido a la numerosa cantidad de bajas que se ocasionaron tras las largas batallas y asaltos.

Ante la endeble situación de Egipto y las noticias de inestabilidad que provenían desde Francia, volvimos a estibar los barcos recién traídos desde Europa para tomar rumbo a nuestro país de origen tras casi dos años de ausencia, en julio del año 1799. No me fui sin antes dejar a cargo de la situación egipcia al magnífico general Kléber, quién no dejó de enviarme formidables noticias del estado del país los meses posteriores a mi retirada.

Me temo que debo despedirme, no sin antes pedirte que publiques las indefinidas memorias que te iré remitiendo a lo largo de mi estancia en esta isla.

Espero que estés bien y que sepas que te quiero mucho, saluda a mi mujer y dale un sincero abrazo de mí parte.

Un saludo

Napoleón Bonaparte

BIBLIOGRAFÍA

· Diccionario de sinónimos de Wordreference
· DRAE
· Wikipedia – campaña napoleónica a Egipto y siria
· Wikipedia – biografía de Napoleón


Texto 2


Querida Paulina:

Ya hace un mes que paso mis días en esta islita perdida en el océano, sin ocupación ni libertad. Mis sueños de cambiar Europa han fracasado. Pero no es el fracaso lo peor, lo que me mata es la inactividad. Para combatirla y que la Historia me recuerde, he empezado a dictar mis memorias al asistente que el gobierno inglés ha puesto a mi servicio.

Ayer mismo recordaba aquel día en el que fui nombrado Primer Cónsul, después del golpe de estado del 18 de Brumario y como fué la batalla de Marengo en Italia.

Recuerdo la batalla como si fuese ayer, siento los nervios , la fuerza, la lucha, la victoria que vivimos hace unos 15 años.

Recuerdo, eran las seis de la mañana, y los austriacos comenzaron a avanzar desde Alessandria. A media mañana , me llegaron noticias de que tres columnas austriacas iban en dirección Marengo. Pensé que solo se trataba de una maniobra para persuadirnos. Caí en la cuenta de mi gran error y llame con urgencia a Desaix para que regresara junto al ejército. A penas había reservas. Empezamos a ceder en toda la línea, pues los austriacos en mayor número, atacaban con fuerza. Sentimos que estábamos ante una gran derrota, nuestra munición fallaba y los austriacos ya empezaban a ver la batalla ganada.

Pero llegaron nuestros refuerzos junto con Desaix. Esto, desconcertó a los austriacos. Prosiguió nuestra lucha, atacábamos con fuerza. Pero la victoria fue agridulce, mi gran compañero murió. 

Resultado de imagen de batalla de Marengo Napoleon
Mi posición como primer cónsul fue consolidada por el resultado acertado de la batalla. Las tropas austriacas se retiraron de la mayor parte del territorio italiano.

Mi querida hermana, echo de menos aquellos tiempos. Pero aún más, a ti.

Espero y deseo que estés bien , y que mis recueros se queden contigo para siempre.

Te quiero.

Tu hermano , Napoleón.

Santa Elena, 1815.

Wikipedia- La batalla de Marengo
Blog de Historia




11 comentarios:

  1. María Ochoa:
    Me ha gustado más el texto 1 porque desde mi punto de vista está mejor redactado y es más completo, aunque al principio cueste ponerse en la situación que cuentan los hechos.

    ResponderEliminar
  2. Ana Ibáñez:
    Aunque sea mas breve y tenga mucho menos contenido,me quedo con el texto 2.creo que el texto 1 utiliza un vocabulario mas técnico y no muy entendible para nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mas la carta uno por diferentes motivos como :utilización de tecnicismos palabras en desuso,también es mas completa que la carta dos por su contenido y extensión.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mas el texto 2 que aunque sea mas corto es mas fácil de entender que el primero ya que no usa tantos tecnicismos

    ResponderEliminar
  5. Alba Redondo:
    Me han gustado las 2 cartas pero me decanto por la carta 2, ya que aunque es más breve creo que es más entretenida que la carta 1 y también porque utiliza un lenguaje más entendible para nosotros.

    ResponderEliminar
  6. Elvira Sesma:
    Me ha gustado más la segunda carta ya que la he entendido mejor y me parece que se ha metido más en el papel y no se me ha hecho pesada al leerla, cosa que la primera carta si.

    ResponderEliminar
  7. Lorena Lorite
    Me ha gustado más la carta 2 porque es más fácil de entender y la carta 1 es más largo y tiene palabras técnicas y se te hace pesado leerlo

    ResponderEliminar
  8. Eneko Ventas:
    Me ha gustado mas el primer texto porque me parece que tiene un lenguaje mas cuidado y elaborado y una mayor documentación y preparación detrás respecto al primer texto

    ResponderEliminar
  9. Jorge San Agustin

    Me ha gustado mas el primer texto porque aunque es mas largo por mi parte no se me ha hecho pesado al leerlo
    Trata un apartado histórico de la vida de Napoleón mas desconocido para lo trabajado en clase
    A parte se nota que le ha costado mas realizarlo y que ha tardado en la búsqueda de sinonimos u otras palabras para tener un vocabulo mas extenso

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. sevgin kyazimov
    me ha gustado mas la carta numero 2 ya que para lo corta que es se mete bastante bien en el papel de napoleon y narra con bastante detalle la batalla de Marengo.

    ResponderEliminar